Buscar
  • Jezabel Díaz Mena

Identidad corporativa. Suena genial, pero... ¿qué es exactamente?

Actualizado: 18 de jul de 2018

Es habitual en el entorno empresarial hablar de conceptos como imagen de marca, identidad corporativa, identidad visual... Estos términos quedan muy "top" en la jerga profesional, pero si no los utilizamos correctamente podemos quedar de "catetos" en menos de lo que canta un "rooster".

Cada compañía, organización o institución está representada por un nombre, en este caso se trata de la identidad verbal, y por una representación gráfica, o lo que es lo mismo, su identidad visual. Si unimos ambos conceptos tenemos como resultado nuestra identidad corporativa.


¿Qué elementos componen la identidad corporativa?


El "naming":

Se trata del nombre de la compañía. A simple vista parece fácil, pero os recomiendo tomar muy en serio la tarea de analizar detenidamente diferentes cuestiones:

  • Nuestro nombre debe identificarnos: no tiene por qué ser obvio o poco creativo, sólo es necesario que sea coherente con el sector, nuestro producto y con el mensaje que queremos trasmitir.

  • Debe ser fácil de pronunciar: debemos tener en cuenta la pronunciación y los acentos si no queremos acabar deletreando 18 veces cada día el dominio de nuestra web, por poner un ejemplo. Además, queda totalmente sobreactuado forzar una pronunciación que nos resulta complicada por nuestro acento... (para unas risas vale, para el trabajo diario no tiene gracia).

  • Revisar el contexto: en caso de dedicarnos a mercados internacionales, tenemos que estudiar previamente si el término es acertado en cualquier contexto. Todos conocemos el desafortunado caso del Mitsubishi Pajero, un "naming" poco acertado sin duda...

  • Comprobar el dominio: es frecuente encontrar una combinación que nos resulte interesante, pero puede darse el caso de que queramos un dominio concreto y encontrarnos con que ya está registrado.

  • Autenticidad: no sirve copiar el nombre de la competencia ni registrar un nombre parecido. Si utilizamos un "naming" que evoque claramente a nuestros competidores, quedaremos muy poco originales y pareceremos una imitación mala y barata.

El logotipo:

Se trata de la representación gráfica de nuestra marca. Es el elemento con el que vamos a generar impacto visual de una forma rápida y concisa, por lo que invertir tiempo y dinero en un diseño profesional es fundamental (aquí me pongo seria).


El logotipo debe diseñarse con un programa de diseño vectorial tipo Adobe Illustrator, Corel Draw o Freehand. Si no tenemos en cuenta esta consideración, a medio plazo estaremos ante un claro ejemplo de "Lo barato sale caro".


La labor de composición visual es esencial en el diseño de marca.

El color:

Es quizá el elemento estrella de nuestra marca; por lo que como profesional te recomiendo, pido, suplico, incito, insisto y así hasta convertirme en una pesada... ¡pensadlo muy bien! Es que luego los diseñadores nos encontramos algunos trabajos, que se te caen unos lagrimones...


La elección del color va a determinar toda la línea estética de una empresa. No lo elijas a la ligera y piensa siempre en el negocio, no en tus preferencias personales. Puede que el color negro sea mi favorito, pero si voy a montar una tienda de artículos para bebés... mejor le damos una vueltecita a esta idea.


En todo caso es necesario tener en cuenta lo siguiente:

  • Psicología del color: cada color tiene unos efectos y unas connotaciones psicológicas en la mente del receptor; por lo que te animo a que identifiques tu sector, el mensaje que quieres transmitir, definas el perfil de tu cliente y en base a eso consultes el significado de los colores según la teoría del color.

  • Color complementario: es muy interesante escoger un color complementario al que utilices como principal, ya que será de gran utilidad para crear contraste en tus comunicaciones gráficas. Por ejemplo en publicidad, si solo utilizamos un color nuestras comunicaciones quedarán demasiado lineales, sin embargo, si tenemos un color adicional podremos realizar composiciones mucho más atractivas e impactantes.


Es fundamental conocer los códigos de color de nuestra marca, para poder mantener siempre una imagen unificada.

La tipografía:

Tan importante como el color, es definir los tipos de letra, tanto de nuestro logotipo como los que utilizaremos en nuestros diseños.

  • Unifica las tipografías: cuando tenemos poco material generado, no parece demasiado importante, pero piensa qué ocurrirá dentro de un año si cada vez que escribes un documento utilizas un tipo de letra distinto... al cabo de unos meses tus comunicaciones serán cada una de su padre y de su madre. Así que si te gustan mucho 10 tipos de letra ¡es momento de elegir!

  • Los tipos de letra tienen personalidad propia: existen fuentes formales, informales, más o menos legibles, fuentes decorativas... analiza tus necesidades y escoge dos fuentes que se complementen bien entre sí. Personalmente te recomiendo una tipografía simple, sin demasiados adornos, o lo que es lo mismo "Sans Serif" para textos, web, documentos... y otra más ornamental para titulares y diseños más complejos.

  • Revisa la compatibilidad en navegadores: el más extendido es Google Chrome y como es un navegador muy "IN" las normas las pone él. Así que ganarás tiempo si empiezas por consultar las fuentes que acepta en Google Fonts. Además, se trata de una herramienta muy potente que te permite realizar y previsualizar tus pruebas e incluso descargar directamente las familias tipográficas.

Cuando tengamos definido nuestro "naming", el logotipo, los colores y los tipos de letra aceptados, es fundamental recoger esta información en nuestro Manual de Identidad Corporativa.


Este documento será una herramienta de trabajo muy útil para nuestra compañía ya que sobre estos parámetros se construirá toda la identidad visual de nuestra marca y será el punto de partida para crear nuestra imagen corporativa.


Y... ¿qué es la imagen corporativa?


Bueno... ¿qué dejamos entonces para otro día? En mi próximo artículo te contaré las diferencias. Mientras tanto, puedes visitar mi web y conocerme un poquito mejor.


¡Chao, chao bombones!