Buscar
  • Jezabel Díaz Mena

7 Consejos para conseguir el espacio de trabajo perfecto

Actualizado: 24 de sep de 2018

Una imagen vale más que mil palabras, por eso, hoy queremos dar algunos apuntes, para hacer de nuestro lugar de trabajo un rincón corporativo actual y acogedor.


1. El entorno

Puedes empezar, si aún no te has instalado, con buscar un lugar que sea agradable y cuyas instalaciones estén reformadas. Cuanto más neutros sean los colores del pavimento y las paredes, más fácil será decorar. Asegúrate de disponer de una buena fuente de iluminación, preferiblemente natural... ahorrarás en tus facturas y mejorará el rendimiento de tu equipo.

Los colores para decorar una oficina influyen mucho en nuestro desempeño laboral, ya que se relacionan con la comodidad e incluso el estado de ánimo.

2. El estilo

Elige qué estilo quieres, si prefieres clásico, industrial, rústico… siempre dependerá del tipo de negocio, no de tus gustos personales, ya que se trata de unificar la decoración de tu empresa, con una filosofía y con una marca.


3. Tamaño de las instalaciones

Analiza si tu oficina es grande o pequeña, para comprar todos los accesorios acordes al tamaño del espacio disponible.


4. Los colores

Los colores para decorar una oficina influyen mucho en nuestro desempeño laboral, ya que se relacionan con la comodidad e incluso el estado de ánimo. Por ello, los tonos pasteles como colores crema, grises o incluso blancos, son siempre una buena opción.


El color amarillo favorece el optimismo, el verde la concentración y el azul está asociado con la serenidad y productividad, por lo que cualquiera de ellos resulta una buena elección.


Por su puesto, es necesario utilizarlos correctamente, ya que una habitación entera azul puede resultar estresante y generar el efecto contrario. Pintar de color una o dos paredes, y combinarla con tonos crema, o revestimientos de pared, como ladrillo visto decorativo, o materiales vinílicos, aporta calidez y armonía.


5. El orden

Con respecto al mobiliario, debemos analizar nuestras necesidades, y crear un entorno homogéneo que facilite el orden. Un espacio organizado es fundamental.


6. Elementos corporativos

Lo ideal es incorporar elementos que representen nuestra marca. Por ejemplo, si nuestro color corporativo es el azul puede ser buena idea pintar una pared en este color, o utilizar mobiliario auxiliar en este tono. No todos los elementos han de ser azules o verdes porque sea nuestro color, el secreto está en el equilibrio. Como idea, incorporar nuestro logotipo en letras corpóreas sobre la pared, nos aportará un nivel y una estética muy actual.


7. Uso de plantas

Por último, queremos destacar el uso de las plantas, ya que tienen propiedades purificadoras, que favorecen un ambiente más saludable y, mejoran el ánimo, por lo que se convierten en candidatas perfectas para hacernos compañía en nuestra jornada laboral. Los potos, el tronco de Brasil, el helecho o el cactus, son buenas opciones para completar casi cualquier estilo de decoración.